19 de noviembre de 2015

Bahía de La Concha. San Sebastián. Gipuzkoa




“Irutxulo”, tres agujeros, es el apelativo familiar de la Bahía de San  Sebastián, una combinación perfecta de armonías. Hay una media luna con isla –Santa Clara- y dos atalayas con encanto -colinas de Igeldo y de Urgull- que definen dos agujeros; el tercero lo hace Urgull con el monte Ulia, abrigando a sus pies la desembocadura del Urumea y la playa de la Zurriola.
Estremece recordar que alguien pensó en el siglo XIX cerrar la bahía para crear en ella un gran puerto mercante con todas sus infraestructuras. Menos mal que decidieron diseñar una ciudad para ser admirada y para disfrutar de sus aires de mar, cuidaron sus hermosuras y potenciaron en ella las artes de vivir y contemplar.
Por eso no es extraño que la bahía más bella de Euskal Herria atraiga cada años a miles de viajeros de todo el mundo.

Este es uno de los textos y una de las imágenes aéreas de proyecto que se gestiona durante estos días en esta tierra. "De arriba abajo", una mirada de fotógrafo extraordinaria al país de los vascos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario