12 de julio de 2018

Tornado en Álava. La herida en el paisaje natural



Impresiona entrar en el bosque de Entzia y descubrir que cruzar el hayedo ahora es imposible. Como un brochazo marcado en el paisaje se puede ver desde el aire la marca dejada en el relieve del bosque por el tornado que inesperadamente arrasó la sierra el 4 de julio de 2018.
Sólo el vídeo grabado con drones ofrece la verdadera dimensión del daño causado, verdaderamente impresionante.
Pensar que un tronco de 40 centímetros de diámetro y 30 metros de altura, de un árbol fresco y elástico, recién cargado de fuerza en primavera, ha sido quebrado y astillado, como si fuese un palillo de dientes, estremece.
El bosque está peligroso porque hay ramas rotas que cuelgan de algunas copas de árboles que han quedado en pie; se sostienen igualmente en precario y amenazante equilibrio algunos árboles desgajados de arriba abajo pero aún vivos.
La vista aérea permite incluso descubrir cómo ha girado el torbellino del viento, que presumen de unos 180 kilómetros por hora, tumbando y partiendo las hayas en un sentido u otro.
¿Qué le estamos haciendo al clima para que nos devuelva estas reacciones? 











1 de julio de 2018

Entre nieblas: Ametsa - Zerumugan



Que las nieblas de esta primavera son perfecto escenario fotográfico y cinematográfico no se le escapa a casi nadie.
Lo han sido hasta para cambiar sobre la marcha el guíon previo del proyecto en el que estamos ya trabajando en tierra de Bizkaia. Con ayuda y complicidad fundamental de esta meteorología tan retorcida que nos acompaña y gracias a saber esperar las condiciones necesarias, con paciencia y determinación.
Dos jornadas inolvidables nos han tenido volando y grabando pro los bosques y colinas de Orozko. Queríamos haberlo hecho en el Parque Natural de Gorbeia pero eran tantas las dificultades que nos ponían para conseguir las autorizaciones necesarias que nos hemos marchado a otros rincones, que los hay, llenos de encanto. Lo muestra y demuestra el making off de Aitor Lazkano.

                  


   



14 de junio de 2018

Irse o venirse a Aralar. En francés: à la manière de chez nous.





Todo es cuestión de ubicación personal. Quienes estamos de este lado nos vamos a Aralar, aquellos que comienzan su viaje en el norte de la tierra de los vascos se vienen a Aralar. Y para ellos, para los del norte, que sabemos conocen poco, todavía, las regiones vascas del sur, nos hemos paseado a pie y visualmente por los mejores escenarios de esta sierra compartida por Gipuzkoa y Navarra. Mi trabajo fue fotográfico recorriendo todas las vertientes, repasando todas las estaciones del calendario, buscando en el histórico del archivo fotográfico pero recurriendo, como es pauta habitual, a la puesta al día, fresca y reciente, de lo que cada escenario enseña al viajero. A pie, en coche, esperando la luz y echando la cámara a volar para descubrir nuevos puntos de vista. El resultado está en el 18 de Ibilka. El 19 también tendrá montañas entre sus páginas; en ello estamos.





2 de junio de 2018

Entre santos y vírgenes, más cerca del cielo




Esperando los cambios de luz, buscando nieblas, acaso una chispa brillante o un acontecimiento  ante el pórtico pero poco más allá afuera que paseantes de perros al anochecer.
Torre arriba, iglesia abajo, montaje de estudio en el pórtico y horas de exploración, movimientos de trípode y carga de estatuas de santos y vírgenes. Algunas de estas tallas han viajado desde Segovia y se han quedado inmóviles ante mi cámara; otras, inaccesibles, han requerido elevar un dron a su altura para tener un punto de vista adecuado. El propósito es un libro que en breve comenzamos a maquetar.
Porque el patrimonio también es una especialidad de fotógrafo y resolverlo es mucho más que hacer clik.








12 de mayo de 2018

Género portada






“El género portada es muy difícil”, ya deberías saberlo, me dijo en una ocasión el director de una revista. Sí, efectivamente ya lo sabía y no era a falta de práctica cuando para entonces había ya en mi curriculum algunas decenas de ellas. Ahora, unos cuantos años después, se multiplican de nuevo las portadas de revistas, libros, carteles, folletos que se han diseñado a partir de mis fotografías. Y no lo debo de hacer tan mal cuando se repiten las llamadas para solucionar las carencias entregadas por otros fotógrafos o cuando en una búsqueda por todo el orbe universal de internet se recurre a un retrato tomado en Bizkaia por una de mis cámaras para la portada de un libro.
Mi producción es amplia y múltiple: en los últimos meses son varias las portadas que llevan mi firma, también algunos contenidos. La clave está en una imagen sintética, bien compuesta, que sea perfecto reflejo de la publicación y remita a sus contenidos y que disponga siempre de espacios vacíos donde las llamadas a los contenidos y los titulares tengan espacio suficente.
Es género, es portada, es fotografía.









15 de marzo de 2018

Pastores en Sierra Salvada: ESTRENO MUNDIAL



Ya escribimos sobre esto hace un tiempo, Fue un trabajo duro, intenso, emocionante y de esos donde tocar la vida de cerca es la mejor experiencia.
Fotografiando desde tierra y también desde el aire, poniendo aquí también la mirada aérea con el dron para lograr imágenes fijas y también vídeos que forman parte de este documental en una íntegra labor de equipo.

Un estreno especial se llevará a cabo el día 21 de marzo para todo el valle de Ayala y con la atención puesta sobre todo en las gentes y protagonistas de este oficio insustituible pero en decadencia en la Sierra Salvada. El aforo de Amurrio Antzokia está ya completo a tres días de abrirse la oferta de entradas. Habrá que hacer un reestreno, sin duda.
El proyecto nació de la convivencia que el biólogo Enrique Arberas tiene constantemente con los pastores de la sierra y la puesta de la idea sobre el papel del escritor y guionista Jose Luis Urrutia.
Porque queremos que la Sierra Salvada y sus pastores sigan vivos, queremos que este documental extienda ese mensaje por el mundo.


20 de febrero de 2018

Trabajando la perspectiva, el movimiento y las sombras


El festival del cultura vasca LORALDIA ha presentado hace unos días el spot que lo anuncia en los medios y redes sociales, también las imágenes fijas que comunican la edición de 2018. Nos llamaron al artista Rober Garay y a este fotógrafo piloto para dibujar en la arena el logo del festival y grabar el trabajo creativo.
No fue fácil. En una reunión previa decidimos la hora, coincidente con las mareas y la buena posición de la luz, decidimos la posición que ocuparía la letra A gigante en la arena, el ángulo y su proporción para que las sombras generadas por los trazadores tuvieran fundamento. Se grabó por tierra y aire todo el proceso y después de una comida marinera en Mundaka el piloto volvió para terminar el trabajo con el borrado del dibujo por las olas.
Se aliaron los elementos en uno de los meses de febrero peores de los últimos tiempos.
Así hicimos el spot del festival cultural LORALDIA:
Bastante trabajo en equipo para este muy breve spot:

14 de febrero de 2018

¿Adiós carnaval?



Sí y no. El carnaval se nos marcha. Algunos, porque todavía os quedan citas pendientes. Se pasaron en su mayoría los tempranos y rurales navarros, se han ido los urbanos de las capitales vascas, y soy testigo porque ayer estuve, bajo la lluvia, asistiendo a la quema de la sardina en Bilbao. Nos quedan aún el simpático de Salzedo y por supuesto la larga celebración de las mascaradas de Zuberoa que nos convocan, entre valles y montañas del Pirineo, a un programa que se adentra en las puertas de la primavera.
Obligatorio acudir a estas fiestas de tránsito porque nos permiten revivir los ciclos de la tierra y la naturaleza. La religión ya nos impone después los rigores de la cuaresma, aunque poco caso les hagamos. ¡Viva la vida!




27 de enero de 2018

Recordando a Miss Hawley



El 26 de enero de 2018, invierno frío, también en el Himalaya, también en Kathmandu, nos ha dejado Miss Hawley, la cronista y referente del himalayismo en varias décadas.
Tuve la oportunidad de estar con ella, compartiendo oficio de cronista y sufriendo sus interrogatorios al mismo tiempo. Fue durante la expedición Bizkaia Everest 97 cuyas crónicas y fotografías llegaron a los medios por primera vez en la península enviadas mediante un teléfono vía satélite.
Lo escrito y publicado en prensa y en la web de la expedición, cuando aún Internet estaba en pañales (https://www.sarenet.es/everest/Indice.html), tiene vigencia veinte años más tarde. La imagen, con el alpinista Juanrra Madariaga mirándole, mientras interroga a Wylly Bañales es todo un recuerdo. La fotografía se realizó con una de las primeras cámaras digitales de Canon, una powershot que capturaba en máxima calidad archivos de 250k.




La visita de Miss Hawlley

Ha llegado montando un viejo Volkswagen pato de los años sesenta con matrícula roja nepalí y conducido por un lozano y joven autóctono.  El suyo es un cuerpo espiritual enfundado en un fino vestido a rayas verticales y ceñido por un cinturoncillo de la misma tela. Camina sobre unas chancletas estrechas y cubre su cabeza con un pelo rubio cardado escasamente y con un toque de peluquería barata. De palidez casi cadavérica, la expresión de su rostro es una interrogación continua. Sobre la punta de su nariz apoya unas medias gafas que utiliza para leer los interrogatorios.
Una llamada había anunciado de víspera su llegada y acaba de cruzar el umbral de la puerta del hotel Ghauri Shankar de Kathmandu preguntando por los miembros de la Expedición al Everest. Sin mediar muchas palabras, suelta un good moorning, pregunta por el jefe de expedición y, tras decir quién es, extiende una ficha a cada uno de los alpinistas. Datos de identificación, profesión, puesto en la expedición, patrocinadores, objetivos… todo lo quiere saber.
Es nada menos que Miss Elizabeth Hawlley, una vieja conocida de todos los asiduos a las montañas del Himalaya. En su tarjeta de presentación se identifica como corresponsal en montañismo para la agencia Reuters, para el American Alpine Journal, el Himalayan Journal, las revistas Alp, Climber, Climbing, Klettern, Neue Zürcher Zeitung, Vertical y Yama-Kei, aunque hay quien afirma que puede también serlo hasta de la C.I.A.
En realidad Miss Hawlley pasa revista e interroga a cada uno de los alpinistas que desde Kathmandu se encamina hacia una alta montaña. Es muy difícil que nadie se escape a su control, si no directo, indirecto. A la ida y al regreso. Inquiere a los alpinistas sobre ellos mismos pero también sobre los demás. Y así ata cabos. Sabe quien ha subido y quien no a tal o cual cima, sabe si lo ha hecho por tal o cual ruta, si dice verdad o engaña.
Su censo de ascensiones, habitualmente cotejado con el bilbaino afincado en Londres Javier Eguskiza, es casi infalible. La Hawlley y Eguskiza se conocen cada palmo de las rutas de los ochomiles del Himalaya, mejor que cualquier alpinista, sin haber estado nunca en ellos.

De sus indagaciones tampoco los vizcainos nos libraremos. Seremos sinceros. 

6 de enero de 2018

LAUBURU El mayor del mundo, quizás.





El proyecto de dronegrafías no es un trabajo aislado. Se integra en un modo de hacer, en la aplicación del espíritu innovador y de búsqueda constante que me mueve cada día.
Mirar desde el cielo ayuda a encontrar nuevos territorios visuales, lo decía en el texto de la exposición. Y en eso andamos trabajando a más largo plazo el tandem Garay-Yaniz. El primero dibuja y se expresa organizando trazos allí donde se le ocurre, especialista en land-art, "escribe" ahora sobre la arena. Y para verlo, para documentar su arte efímero, no más duradero que el tiempo de media marea, no hay mejor modo que la cámara que vuela.
Mundaka Beach se dibujó perfectamente y así la vimos antes de que el mar la borrara.



El lauburu, símbolo orgánico referente en la cultura tradicional vasca, terminó de tomar formar tras dos horas de trabajo de Rober Garay. Tres horas más tarde las olas del Cantábrico desdibujaban por completo la obra trazada.Ya no existe pero ha sido, probablemente, el lauburu más grandes jamás dibujado nunca en el mundo.