24 de abril de 2022

La exposición DRONEGRAFÍAS sigue viajando



DRONEGRAFIAS arrancó en 2018 en la Sala Rekalde de Bilbao como una pieza más del Bilbao Mendifilm Festival. Después viajó a un buen número de municipios de Bizkaia y se quedó detenida durante la pandemia.

Ya está en marcha de nuevo, movida por Ikeder y la Diputación Foral de Bizkaia, para seguir viajando por este territorio. 

Más allá de las imágenes la exposición propone una reflexión sobre el modo de mirar, sobre la perspectiva y sobre las herramientas que nos permiten capturar imágenes, también desde el aire, y mirando y actuando desde un control remoto.

Ahora está en Berriz, en su Casa de Cultura, hasta el 6 de mayo.

Es curioso que, y todo hay que contarlo para que lo sepa también Hacienda, el autor de este trabajo no recibe ni una limosna por esta cesión de obra. Sí cobran, se supone, el instalador y el programador. Tampoco el autor de la obra resulta informado de los movimientos de la exposición, se va enterando por los medios informativos o porque Google le entrega alarmas sobre ello. Así estamos: con ganas (muy pocas) de poner en marcha otros proyectos.





24 de febrero de 2022

Pensando en Ucrania

Imposible no recordar aquel viaje por Ucrania hace ya un puñado de años, en 2013. Imposible no recodar los movimientos sociales de la plaza Maidan, recién iniciados entonces y con severas consecuencias posteriores. Imposible no recordar el paso por Crimea y los puertos de Sebastopol, después y ahora en manos rusas. Imposible no recordar el paso por Chernóbil y su perímetro radiactivo desolado y vaciado de humanidad. Imposible, ahora que las bombas rusas caen sobre Ucrania, no recordar aquellas gentes que abrían sonrisas, amables casi siempre, a mi cámara. Maldigo las guerras y los acosos bélicos ahora que en el recuerdo tengo una Ucrania en paz pero muy inquieta socialmente.

Y en ese recuerdo hay varias llamadas en este blog que revive ahora recuperando una actualidad casi olvidada.

https://santiyaniz.blogspot.com/2013/11/ucrania-en-el-punto-de-mira.html

13 de noviembre de 2021

Hay que ver: ¡cómo está el audiovisual!

 



Miércoles. Suena el teléfono. Al otro lado se identifica una mujer que dice trabajar para un programa de ETB (Euskal Telebista, la televisión pública vasca): "Duelo en las alturas". Ese es un programa que alardea de altas tecnologías, de drones, de escaneo en 3D de edificios históricos y que presenta la estrella televisiva vasca Ane Igartiburu. 

 

- Hemos visto unas fotos tuyas antiguas de la Alhóndiga de Bilbao y nos interesan para un programa que hemos grabado sobre la Alhóndiga. ¿Cómo podríamos hacer para que nos las pases? ¿Nos las cederías?, dice amablemente.

- Sí, claro, son de mi archivo, y yo vivo de esto. Os puedo dar un precio.

- Vale, le paso tu teléfono a la productora, ella se pondrá en contacto. Gracias.
- ¿Para qué productora es? -pregunto antes de colgar-
- Baleuko
- Gracias, agur.
 Solo tarda dos minutos en llamarme la productora; no recuerdo su nombre.
Me pregunta el precio de las fotos, sin más.
- 90 € + IVA por foto, le digo.
- Bien, vale, lo valoraremos y ya te llamo.

 

Sucedió hace más de 15 días y no han llamado.
Querían unas fotos que no existen en ningún sitio, fotos que ya me han pedido más veces y fusilado otras tantas.
Eso de pagar parece que ya no es estila en la televisión.
¡Como está el audiovisual!




4 de noviembre de 2021

LA PALMA: belleza en el infierno



 


¿Hay belleza en el infierno? 

Ya sabemos la respuesta si hacemos esta pregunta a los habitantes del valle de Aridane, descolgado sobre el mar en el oeste de la isla de La Palma del archipiélago canario.

"Sobre todo hay horror y miedo" nos decían los mayores de una familia a la que la erupción del nuevo volcán de Cumbre Vieja pilló almorzando en la terraza de su casa el 19 de septiembre. Nos enseñan en la pantalla de su teléfono la imagen de una gran columna negra de humo y cenizas recortada sobre un cielo azul tintado de bonitas nubes redondas. "Esa montaña por donde ahora sale la lava antes no existía, era solo una ladera inclinada; y allí estaba nuestra casa que ya ha desaparecido. No te lo puedes creer", dice compungido Luis Calzado, acodado con su esposa al costado de la moderna iglesia parroquial de la Sagrada Familia en el barrio de Tajuya. La placita que se abre ante el templo es ya un emblema en la historia de este nuevo volcán; este "mirador de Tajuya" se llena día y noche de cámaras de televisión, de fotógrafos de medio mundo, de turistas, de periodistas y también de vecinos que vienen a ver en directo la evolución de esta erupción, espectacular para unos, maldita para quienes buscan el escenario en el que sus casas, sus campos de labor, sus modos de vida, han desaparecido bajo un mar de lava oscura. Luis viene cada tarde a ver cómo avanza el volcán, a sabiendas de que su vida nunca será como antes, pero intentando avanzar en el proceso de un duelo inevitable.

Ante el mirador se desliza una corriente de lava, permanentemente humeante y que, tras cada atardecer, llena el cielo de la noche de un brillante resplandor dorado. Más arriba el aire se incendia con llamaradas explosivas, se estremece entre explosiones que arrojan al cielo una incesante lluvia de piedras incandescentes y bajo este despliegue de luz y color un chorro constante de rojo brillante comienza su camino mortífero hacia abajo, hacia el mar. Porque nada de lo que va a quedar por debajo del fluido cauce de lavas y de sus miles de toneladas de depósitos verá de nuevo la luz del cielo. Y nada de esto sucede en silencio; un atronador y arrítmico eco lo envuelve todo, como si fuera el fondo de la banda sonora de un apocalipsis.

Hay otra nota visual que impresiona a quien mira con atención desde el pie del templo de Tajuya: un goteo constante de camioncitos y furgonetas cargados de forma caótica con toda clase de enseres de hogar circula por la carretera que viene de los barrios más bajos de los Llanos de Aridane. Es el éxodo de quienes llevan obligadamente lo poco que pueden con el temor de nunca poder a devolverlo a los cajones de sus armarios, a sus habitaciones y cocinas.

La isla de La Palma es un desconcierto de sensaciones donde compiten a ver cuál impresiona más, si el espectáculo visual o el drama humano de la pérdida.


















19 de septiembre de 2021

El otoño llama a gritos

 Se acaba el verano. Es tiempo de otoño, de relevo vital y de naturaleza emocionante. Los berridos de los ciervos ya llenan los bosques de ecos sobrecogedores. ¡Viva el bosque!







14 de julio de 2021

Cantabria tiene la culpa

 




Casi medio año ha pasado desde la última entrada en este blog. No ha sido por falta de tiempo, tampoco por no tener qué contar. No, ha sido por culpa de Cantabria que me tiene atrapado desde hace una quincena de meses, territorio fantástico y vecino que he descubierto viajando, explorando y fotografiando con la perfecta excusa de escribir una guía por sus escenarios naturales más interesantes.

Entretanto me ha tocado escribir, fotografiar reportajes, ejecutar vuelos droneros para grabar en asistencia a grabaciones audiovisuales y qué se yo cuantos minitrabajos más: Géo, Pyrénées Magazine, etc. Demasiado diría yo en esta época postcovid de voluntario decrecimiento.

 La cuestión cántabra tiene razones de vecindad y de casual encuentro. Visitaba las marismas de Joyel en el comienzo del verano y se me ocurrió preguntar por una guía de excursiones en la naturaleza a una agente de turismo.

“Pues en papel no hay nada reciente de interés, solo algunas guías de ascensiones de montaña pero nada más”, me respondió.

“Vaya, pues la voy a hacer yo”, le dije. Era el mes de julio y ya había recorrido algunos rincones espectaculares, sorprendido y entusiasmado. Un año más tarde el libro ya ha salido de imprenta y viaja camino de las librerías. Tiene 50 propuestas de excursión pero podrían ser bastantes más. Esta ha sido la razón de mi concentración: CANTABRIA Excursiones en la naturaleza.

 















17 de enero de 2021

Seguir volando, por supuesto


Ya son más de 2.000  los vuelos realizados desde que comencé pilotando drones de modo profesional. No me arrepiento y cada día descubro nuevas experiencias y nuevas imágenes por seguir volando. Para lo convencional, el trabajo documental, pero también para descubrir lo extraordinario a la vista y experimentar.

Ayer hice mi último vuelo en Gipuzkoa, mañana espero poder hacerlo en algún lugar del Pirineo. 

Con la ley europea en activo es de esperar que las operaciones de vuelo se faciliten pese a la todavía deficiente gestión de AESA. Cada día son más quienes vuelan drones donde no pueden hacerlo y es de esperar que se respeten cada día más las normas en beneficio de todos, por seguridad y por una buena imagen de estas fantásticas máquinas que vuelan. 

El volcado de los vuelos en AIRDATA entrega unas cifras bonitas que dan idea del trabajo realizado en los 4 años de operador: 208 horas de vuelo, 1.068 kilómetros recorridos, 15.468 fotos, 6.500 vídeos, 7 drones operados. Seguiremos volando y disfrutando.

                                           Airdata UAV|Drone Safety Verified Badge